Actualidad

ERC rompe las negociaciones para la coalición tras la “estafa” de Junts

Los republicanos mantienen la puerta a negociar un pacto tras la investidura y los comunes dicen que quieren entrar en el Govern.

Esquerra Republicana insiste en que su propuesta de Ejecutivo en solitario va en serio y este lunes su portavoz, Marta Vilalta, ha dado por cerrada la posibilidad de seguir negociando con Junts per Catalunya un Ejecutivo de coalición antes del 26 de mayo, la fecha límite para evitar la repetición electoral. Las conversaciones con los de Carles Puigdemont seguirán, ha insistido Vilalta, pero para acordar una investidura y, posteriormente, para intentar que Junts entre en el Ejecutivo. “Nos sentimos profundamente decepcionados y estafados”, ha dicho la también diputada de ERC, respecto a la manera como han ido los más de 80 días de negociaciones con sus actuales socios de Govern en funciones. Los comunes, por su parte, han insistido en que quieren entrar en el eventual Ejecutivo de ERC (algo que los republicanos descartan) y han pedido responsabilidad a Junts y al PSC para evitar unos nuevos comicios.

“No estamos ante ninguna jugada táctica”, ha asegurado Vilalta cuando se le ha preguntado por la posibilidad de retomar las negociaciones con Junts. Los republicanos insisten en que si bien hay un acuerdo casi total en la hoja de ruta del futuro Ejecutivo, los de Puigdemont quieren imponerles “tutelas” a través del Consell de la República, el órgano que se encargaría de coordinar al independentismo. Jordi Sànchez, secretario general de Junts, ha negado ese extremo en una entrevista a Catalunya Ràdio y ha dicho que si bien ese órgano colegiado reuniría las diferentes voces del independentismo, las decisiones se tendrían que tomar por consenso, por lo cual no habría imposición alguna.

El Consell per la República, el órgano que pilotan desde Bruselas Puigdemont y el exconsejero Toni Comín, los dos buscados por la justicia española, ha querido desmarcarse una vez más de la polémica. El ente ha explicado en un comunicado que su función “no es, ni pretender ser, tutelar la presidencia de la Generalitat ni los gobiernos autonómicos”. Su portavoz, el cantante Lluís Llach, ha explicado en rueda de prensa que no aceptan la acusación de ERC de que quieran someter la soberanía de la Generalitat a un control externo. Llach ha recordado que el Consell fue creado por Junts y por ERC en 2018, y que los republicanos también forman parte de él. “Es falso que formemos parte de una estrategia de Junts”, ha afirmado.

Sànchez, sin embargo, ha vuelto a dar una vuelta de tuerca a las condiciones para apoyar ese eventual Gobierno de ERC en solitario. El negociador dice ahora que solo prestará cuatro de sus votos (lo que permitiría llegar a la mayoría simple que dé la investidura a Pere Aragonès) si tanto la CUP como los comunes entran al nuevo Ejecutivo. Hasta ahora había dado a entender que bastaba con apoyar la investidura. El número dos de Junts ha acusado a Aragonès de poner la legislatura “al pie del abismo” con sus exigencias de poder tener un Ejecutivo en solitario. ERC solo dispone de 33 escaños sobre un total de 135.

Los comunes también han movido ficha, aunque de entrada ponen una condición que ERC rechaza. Jessica Albiach, su líder, ha celebrado este lunes que Esquerra se haya “emancipado” de Junts per Catalunya, después de que los republicanos dieran por zanjadas las negociaciones con su socio, y se ha ofrecido abiertamente a entrar en el Govern. “Es mucho mejor un Ejecutivo más fuerte con 41 diputados o 50″, ha sostenido Albiach, que ha sumado en este caso a los diputados de la CUP al tiempo que ha pedido a Junts y PSC que faciliten la investidura.

En unas declaraciones en La 1, la líder de los comunes ha recordado que desde hace meses plantean la necesidad de que en Cataluña gobierne una coalición de izquierdas que refleje la mayoría parlamentaria (83 diputados sobre 135) en la Cámara. Albiach ha pedido al dirigente del partido de Carles Puigdemont que cumpla su palabra, pero ha sido muy clara cuando se le ha preguntado si los votos deberán proceder de la bancada socialista para garantizar la investidura. “Creo que tendríamos que aspirar a que los ponga Junts o que los ponga el PSC o todas aquellas fuerzas responsables con la situación que tenemos ahora mismo”, ha afirmado. “A mí me gustaría que Jordi Sànchez cumpla su palabra, pero tampoco nadie debería ponerse de perfil ante una posible repetición electoral. Es un insulto ir a una repetición electoral. Nadie debería ponerse de perfil y mucho menos el PSC”.