Actualidad

El día de la madre, tarta de fresas y crema pastelera para hacerla con los niños

Es fácil de hacer y, muy importante, el típico postre en el que hay que preparar varias elaboraciones, por lo que resulta perfecto para que tus hijos te ayuden. Y ya se sabe: familia que cocina unida…

Para empezar, lo mejor es lavar y cortar las fresas, y ponerlas un un bol con un poquito de azúcar si no están suficientemente dulces. Aunque estamos en plena temporada, a veces no están del todo maduras. Mientras los niños trabajan con las fresas, tú puedes ir extendiendo la masa sobre un molde y recortando lo que sobre. Después, pínchala con un tenedor. Esparce unos cuantos garbanzos por encima antes de meterla al horno precalentado a 200º. Déjala unos 10 minutos y, cuando esté dorada, sácala y retira los garbanzos.

Antes de ponerse con la crema pastelera es conveniente que uno de los niños ponga en un vaso un poco de la leche (en frío) y vaya disolviendo en ella la maicena poco a poco. A continuación hay que hacer la crema pastelera. Para ello, pones en un cazo el resto de la leche, el azúcar, la canela y la piel del limón. Calientas y, cuando esté a punto de hervir, la retiras. Quitas la canela y el limón, y le añades a la mezcla las yemas de huevo y la maicena disuelta. Lo bates todo muy bien y vuelves a ponerla sobre el fuego, donde hay que removerla continuamente para que no salgan grumos. Cuando espese, la retiras y dejas pasar unos minutos antes de vertirla sobre la masa. Una vez hecho esto vuelven a participar los niños: deja que sean ellos los que coloquen las fresas sobre la crema.

Y mientras ellos hacen eso, tú pones en un cazo la mermelada con otras tres cucharadas de agua y la gelatina. Una vez todo mezclado y disuelto, servirá para ponerlo sobre las fresas y que brillen mucho.